Rose

Te juzgaron sin preguntarte
absolutamente nada sin ni siquiera
conocer tus ilusiones, dudas o penas.


¡Vaya vida has sufrido Rose ooh Rose!
te adueñabas de las culpas
mediante subastas,
para pagar el alquiler de la vida.


Rechazaré de momento a la muerte
y me daré de alta para pedir perdón
y que a mí también me lo pidan
y sólo en los momentos
en los que corresponda.


Ya no cabe miedo alguno
en tu nueva existencia el tiempo
es lo más bello que tienes al igual
que tus tristes ojos