Hiri ikusezinak

Aquí estoy esperándote
en un puto bar, cuántas
veces les habré cantado
a las paredes de los baños.


En las ciudades invisibles
no hay luz, podemos acariciarnos
mutuamente. Y no hay estrellas
en nuestros cielos. Estando juntos
¿acaso esto importa?


Con el himno "hodei ilunak"
dimos el último golpe..
Llegué a ser el mejor amigo
de los vinos amargos.