Siluetas inertes en la ciudad de la noche,
luces inconexas, teléfonos rojos.
Un espacio, un vaso de ginebra,
la danza bucólica del humo,
una mano y tras de sí un alguien.
Ilustra una luna en el cristal.


La desesperación tiene dos formas:
la muerte del actor
y los espectadores inertes.


El astro muerto le dijo al oído;
te acercaré hasta el lucero.


Y tu le creíste.
Mirándote a ti, digo; sin la máscara
de la noche quedas desnuda.


Huid, huid, antes de que sea tarde.
Me uniré a vosotras
en el amanecer de los condenados.


El astro muerto le dijo al oído;
te acercaré hasta el lucero.


Y tu le creíste.
Mirándote a ti, luna mentirosa, digo;
sin la máscara de la noche quedas desnuda.